Al instalar este muro nanotecnológico la embajada checa puede compensar el óxido de nitrógeno emitido por 10 coches de motor diesel durante un año.

La famosa avenida londinense, Kensington Palace Garden, es siempre considerada uno de los mejores lugares de Londres para vivir ya que sus habitantes pueden vivir en el centro de la ciudad, pero en una zona menos contaminada ya que la avenida linda con el Hyde Park.

Sin embargo, la contaminación de una ciudad como Londres, en donde mueren al año 9.500 personas por problemas derivados de la mala calidad del aire, no desaparece sólo yendo a los parques de las ciudades, sino que necesita soluciones más integrales.

El desastre Ecológico

Cabe recordar que en 2017 Londres superó los niveles máximos de contaminación permitidos para ese año entero en cinco días. En 2018, los responsables londinenses decidieron tomar una serie de medidas para mejorar ese desastre ecológico como la renovación de la flota, la desviación de rutas de autobuses de las zonas más contaminadas y la introducción de un peaje de congestión por el que habría que abonar el equivalente a 11€ para entrar en el centro de la ciudad con un coche de matriculación anterior al 2006. Sin embargo estas medidas sólo lograron paliar ligeramente el problema: en 2018, el techo de emisiones aceptable para todo ese año se alcanzó en un solo mes.

FN NANO Actua y Reduce la Contaminación

En septiembre de ese mismo año, la embajada checa en Reino Unido decidió presentar un proyecto para dar a conocer los progresos de la nanotecnología en ese país que incluía la aplicación de FN NANO el gran muro que delimita su parcela de la calle Kensington Palace Garden, en el distrito Kensington-Chelsea. Este muro utiliza desde entonces la reacción que provoca el recubrimiento FN NANO al entrar en contacto con la luz solar para transformar todas las partículas contaminadas del aire que entra en contacto con el muro en aire limpio. Este método es ecológico, sencillo y eficaz, ya que no consiste en movilizar las emisiones de los vehículos a las afueras de la ciudad, sino en destruir estas emisiones de manera definitiva, inocua y sin generar ningún tipo de residuo.

Conclusiones y efectos

Al instalar este muro nanotecnológico la embajada checa puede compensar el óxido de nitrógeno emitido por 10 coches de motor diesel durante un año. De manera que, aún si siguiera existiendo ese volumen de tráfico, si todos los muros de Londres se trataran con el mismo recubrimiento sería una ciudad perfectamente saludable para nuestras vías respiratorias.

La demostración también incluía la aplicación de FN NANO a la escultura de hormigón que descansa en el jardín de la embajada para probar los efectos de la nanotecnología en el campo de la conservación, ya que dicha escultura no ha sufrido ningún tipo de agresión por parte de moho, líquenes o contaminantes en estos dos años desde que ha sido aplicada. FN NANO tiene una garantía de 10 años, sin importar el tipo de soporte, de modo que tanto esta escultura como este muro no requerirán ningún tipo de mantenimiento en un mínimo de una década.

El 23 de octubre de 2018, coincidiendo con la semana del centenario de la fundación de la República Checa, esta embajada programó un día dedicado exclusivamente a divulgar todos los avances que está teniendo este país en materia de nanotecnología. Fueron invitados más de 22 compañías de la Asociación Checa de Industria Nanotecnológica, así como la organización Nanoprogress que cuenta con un conglomerado de 48 compañías, Centros de Excelencia KET y Universidades. También acudieron varias autoridades locales y personas interesadas que pudieron aprender más.