LA MAGIA DE LA FOTOCATÁLISIS

LA NANOTECNOLOGÍA QUE CONVIERTE UN EDIFICIO EN UN FILTRO DE AIRE POR CONTACTO REDUCIENDO HUELLA DE CARBONO

 

          Gratuítamente activadas por la energía de la luz del Sol, las superficies tratadas con recubrimientos fotocatalíticos Purifican el Aire y Mantienen la Limpieza de la mismas.

          Los contaminantes en suspensión en el ambiente se degradan al contacto permitiendo una filtración que no se ve ralentizada por la resistencia del paso del aire por un conducto estrecho. Comparativamente, una UTA filtra a través de una superficie de 1 m2; mientras que un Sistema de Purificación Ambiental basado en Recubrimientos Fotocatalíticos puede filtrar en la superficie correspondiente a la fachada, los techos interiores de las habitaciones y las paredes.

          La genialidad se basa en la sencillez del concepto de aplicar un recubrimiento que convierte a todo en filtro de aire por contacto. La mejor solución para acabar con el «síndrome del edificio enfermo» en el futuro de la arquitectura.

         La autolimpieza de la superficie se consigue debido a la desintegración molecular de los contaminantes, GEI pesados, grasa e incluso polvo en moléculas de agua y dióxido de carbono. Las esporas de moho que generan manchas de humedad también se degradan.

PERO… ¿CÓMO, REALMENTE SE CONSIGUE? …..¡MIREMOS A TRAVÉS DEL NANOSCOPIO MÁGICO…

        IMAGINAD… de noche… una inmensa llanura hasta donde no alcanza la vista, formada por guijarros blancos (macromoléculas de dióxido de Titanio)… y al ser iluminados por la luz del Sol de la mañana (fotocatálisis: reacción química producida por la luz) generan una alfombra de burbujas transparentes (iones hidroxilo) en toda la superficie… Al caer un elemento extraño se produce una explosión de burbujas (moléculas de H2O y CO2, procedente de la materia del contaminante al reaccionar con los OH de la alfombra) … Inmediatamente, los hidroxilos se renuevan merced a la luz solar.

UNA EXPLICACIÓN PARA LOS QUE LES GUSTA LA TÉCNICA…

Benigno Sánchez, CIEMAT.

 

 

      La fotocatálisis se activa cuando la luz UV-A desplaza un electrón de la banda de valencia a la banda de conducción en una molécula de dióxido de titanio (TiO2), dejando un hueco que será ocupado por un ion hidroxilo OH captado de una molécula de agua del ambiente que permanecerá fijado hasta que reaccione al contacto con algún contaminante. La producción de OH se renovará automáticamente sin que por ello sufra desgaste el recubrimiento fotocatalítico nanométrico de 15 a 25 micras. Además, el electrón promovido a la banda de conducción puede reaccionar con el oxígeno ambiente para formar otros cuatro hidroxilos. Por lo tanto, Se producen hasta cinco hidroxilos por cada molécula de TiO2 expuesta a la luz UV-A.

PROFUNDIZAMOS UN POCO MÁS…

         Fijados a la superficie, sin promoverse a la composición del aire, esperando degradar los contaminantes proyectados por las masas de aire al contacto…

¿CUANTOS HIDROXILOS SE PRODUCEN POR METRO CUADRADO DE SUPERFICIE FOTOCATALÍTICA?

        Por su peso atómico (80 u) y la constante de Avogadro, sabemos que 80 gramos de TiO2 expuestos en la superficie lo componen 6,023*1023 moléculas; y que cada una reacciona generando hasta cinco hidroxilos.

       Ahora, aplicaremos la proporción de TiO2 (10-12%) en el producto comercial FNNANO Levenger, junto con la densidad de la emulsión líquida que constituye, a su rendimiento por superficie para saber la relación de hidroxilos por superficie.

      También valoraremos previamente la proporción de TiO2 soterrada en el grosor de la aplicación, no expuesta a la superficie, por lo tanto, sin valor funcional. El tamaño de las nanopartículas de aglutinante inorgánico y TiO2 resultantes es de 0,025 micras. Entonces, dividiendo el grosor de 25 micras en la aplicación sabremos la proporción expuesta: 25 micras grosor / 0,025 micras nanopartícula = 1000; es decir, una partícula expuesta de cada mil (exp.) aproximadamente sin tener en cuenta factores de rugosidad nanométrica en la superficie que aumentan la exposición.

(1500g/l producto)*(12% TiO2 /100%producto)*(1 nnpart.exp./1000 nnpart.)*(1l/10m2 ) = 0,018 gramos TiO2 expuestos por cada metro cuadrado de superficie.

0,018g TiO2 expuesto. * (6,023*10^23 moléculas TiO2/80g TiO2) ( 5 OH- /1 molécula TiO2) = 6,775*10^20 OH- /m2 superficie fotocatalítica.

        Atendiendo a que los niveles de contaminación se miden en partes por millón (ppm-1*10^6 ) se puede comprender la fenomenal efectividad de los recubrimientos fotocatalíticos a la hora de degradar los contaminantes en suspensión en el ambiente, mejorar la calidad del aire, mantener limpia la superficie y proteger los materiales de construcción.