¿Qué ocurre cuándo se aplica FN Nano en tejados?

ANTES Y DESPUÉS DE UN TEJADO TRATADO CON FNNANO

La contaminación y las inclemencias meteorológicas son los grandes enemigos de las fachadas de edificios y tejados. Con el paso de tiempo, va apareciendo en ellos suciedad y moho que además de causar un problema estético, van produciendo un deterioro que en futuro puede provocar otros problemas, como humedades, etc.

La solución para evitar que las superficies se vean afectadas por estos fenómenos y se conserven como el primer día está en FN1 de FNNANO, un producto fotocatalítico que representa la prevención más moderna contra las inclemencias ambientales.

Podemos ver una prueba de la capacidad de limpieza de este producto en las fotos que os mostramos a continuación. Nos muestran un tejado con una parte (foto izquierda) protegida con FNNANO en el día de aplicación y después de dos años (foto derecha).

Como se puede apreciar, el paso del tiempo se deja ver en la mitad izquierda, donde ya han comenzado a aparecer suciedad y moho. En cambio, la parte derecha se mantiene perfectamente limpia.

¿Cómo limpia y protege?

FNNANO es un producto que protege y mantiene hormigones, piedras, fachadas en paredes y tejados. Con su aplicación se crea una capa protectora final de nanopartículas de dióxido de titanio, una superficie que genera una gran actividad fotocatalítica y que protege las superficies de la acción de algas, mohos, líquenes y musgo.

También evita el deterioro de los colores porque absorbe toda la luz UV solar. Por eso, es perfecto para conservar monumentos, edificios de piedra natural, granito, edificios históricos, etc., manteniendo su aspecto original.

Su acción es efectiva a largo plazo, incluso diez años después de su aplicación en las superficies verticales, no muestra una reducción de su eficacia. La capa es casi transparente con un ligero deje blanco y es resistente al frío y a la lluvia.

Efecto purificador de aire

A la limpieza hay que sumar otro gran beneficio de FNNANO, la purificación del aire. La luz diurna en contacto con la capa de nanopartículas de dióxido de titanio es la que activa la purificación de gases NOx, COV, entre otros, muy presentes en zonas urbanas debido a los gases de escape de los coches y humos de calefacción.

Una superficie aplicada de 15 m2 cubierta con esta tecnología purifica el aire y elimina hasta 1,5 kg de NOx y otros contaminantes cada año. Equivale a lo que emite un coche en el recorrido de 15.000 km. Sin duda, una gran aportación a la protección de nuestra salud y el medio ambiente.

2018-12-25T20:05:29+00:00diciembre 25th, 2018|Contaminación|0 Comentarios

Deja un Comentario